TrueDetective 3 temporada

Antes de nada hacer saber que he empezado a ver TrueDetective en su tercera temporada, ni la segunda ni la primera. He palpado un alto nivel técnico con una fotografía que enamora, una banda sonora diseñada para acompañar la trama de la mejor manera y cabe destacar la importancia de la dirección de arte y vestuario en esta serie que tiene tantos saltos temporales; como 3 décadas. Por último, antes de que continuéis, haceros saber que puede este artículo puede contener algún que otro spoiler. He avisado.

Me aventuro a ver True Detective, una historia contada en 3 tiempos; Wayne después del caso, Wayne de mayor y Wayne en flashback. Lo primero que descubro es un ritmo muy pausado que sin embargo luego se agradece ya que tiene mucha absorción de información.

No soy mucho de ver este tipo de temáticas de desapariciones porque suelo pasarlo bastante mal. Pero algo me ha llamado la atención para ver TrueDetective y ese algo todavía no sé qué es; hay algo que ha logrado que no me despegué de la serie aun y su ritmo lento y eso sí sé lo que es: la dirección de fotografía. Me tiene loca, enamorada. La fotografía es lo que me ha mantenido querer seguir dándole otra oportunidad y, al contrario de lo que me pasó con Killing Eve ¡me he enganchado a TrueDetective! La pausa del diálogo ha contrastado con el montaje y me ha atrapado el argumento.

Desde un primer momento sabes que esos chicos no van a aparecer vivos pero, y no sé porqué, mantienes esa loca esperanza de que pueda haber final feliz y eso que está catalogada como “serie dramática”.
En el primer capítulo de esta tercera temporada estaba viendo lo que iba a sufrir porque las horas ficticias pasaban y no daban indicios de vida los pequeños. 50 minutos después, empezó la primera imagen del dolor.

En el segundo capítulo pierdo el rastro de esa fotografía que me estaba alucinando, aunque no puede decirse que es mala ¡para nada! es correcta, bien, profesional, buena pero no de otro mundo. En el capítulo dos me tiene enganchada ¡los diálogos, la trama y el argumento! parece que el metraje ha empezado a coger más ritmo. Aunque al llegar a la conversación de coqueteo con la profesora decae mi atención y ya no la recupero hasta que los dos detectives encuentran a un pedófilo y lo torturan. Lo torturan erróneamente en este caso, ha cometido otros delitos y, aunque parece estar reinsertado, no les importa y siguen moliéndolo a golpes.
Lo más perplejo de este capítulo es su final random.

En el capítulo tercero he encontrado más cantidad de diálogos banales que no revelan información útil de la trama y, por lo tanto, son totalmente prescindibles y frenan demasiado el ritmo del metraje. En estos momentos es cuando hecho de menos a Quantico y su ritmo frenético; sin embargo, algo hace que sigua queriendo ver más de TrueDetective y creo que, simplemente, estoy esperando la resolución del caso y que ésta no me decepcione; si, es como si estuviera dejando todas las esperanzas a ese final que me diga “¡Vaya! ¡Qué pasada! ¡Mereció la pena esperar tanto!”.

La cosa se pone emocionante cuando a partir de los 30 minutos más o menos del tercer capítulo parece que se reabre el caso en las dos líneas temporales. Y la emoción más fuerte llega cerca del minuto 50 cuando por fin encuentras un pequeño hilo conductor a toda la historia y es que el pequeño fue encontrado muerte en la misma postura que en la que aparece en el álbum de fotos que guardan sus padres. Este es el momento más álgido de esta tercera temporada de 3 capítulos que llevamos. Y con esto te quedas porque la verdad es que su final, a modo de plano totalmente western, no es como para desear el cuarto; pero ahora ya necesito saber más.

Barajo dos posibilidades de quien es el culpable que solo el tiempo me dará o quitará la razón; una de ellas más perturbadora que la otra. Está claro que los pequeños han desaparecido con un conocido, con alguien de confianza pero, tal vez, no de estrecha relación puesto que mienten simulando que se van con otros amigos que resulta nunca haber sido amigos de verdad ni haber pisado su casa. Así que es alguien cercano como para que no sospechen de verlos juntos y alguien con quien se irían tranquilamente. Además, la postura del pequeño asesinado dice mucho.
Mi primera opción es que quien está detrás de la muerte y desaparición de los pequeños, es su tío; aquel con quien Wayne ha hablado en el primer (creo) capítulo y ya no supimos más de él.
La segunda opción es más perturbadora; y es que mi otra opción de quien creo que está detrás del asesinato y desaparición es la madre de los pequeños.

Análisis temporada 1 QUANTICO

La serie de HBO enloqueció a BTF por su ritmo, su dinamismo, la calidad técnica, la fotografía, el sonido y sobretodo por su guión.

Hemos llegado al final de la primera temporada y solo podemos describirla en una única palabra: éxtasis.

Y es que su creador, Joshua Safran, nos ha vuelto locos con los giros de guión, nos ha llevado a donde él quería, nos ha hecho creer saber quien era el responsable como 8 veces distintas y esto, a día de hoy donde hay tanta variedad y producciones distintas, es de agradecer y honorar; porque Joshua Safran nos ha sorprendido, nos ha hecho sufrir, nos ha hecho disfrutar y nos ha hecho llorar con el final heroico de la primera temporada de QUANTICO.

Pero no todo iba a ser bueno. Tenemos DOS CRÍTICAS. Y ¡¡¡alerta!!! Puedes encontrar un spoiler a continuación:

PRIMERA crítica/error que encontramos:
Natalie Vázquez desaparece de la serie a la vez en la línea argumental actual (lo que seria el presente de la serie) y en el flashback donde abandona Quantico. Para nuestro gusto, y una vez descubierta toda la trama, no era imprescindible la muerte de Natalie dentro del juego de La voz. Pero no nos referíamos a esto; con Natalie ocurre dos cosas y es que UNA desaparece de la academia de QUANTICO (en el flashback) porque pide permise para ir a ver a su hija, algo que se entiende como un permiso de un día no como un abandono definitivo de la academia a lo que acabas llegando por suponer. Y DOS, en todos los flashbacks, que a nuestro parecer, están bien montados y es lo que logra una serie dinámica pero caen en su propia trampa a partir del capítulo 8 donde los flashbacks ya no están relacionados con el descubrir de la trama sino a partir de ahí ya recurren a ellos como algo normalizado y no relevante para entender la trama. Bien, pues en los flashbacks se va descubriendo secretillos y como se ha ido creando la historia de un personaje o varios de ellos EXCEPTO la relación entre Natalie y Ryan. NO conocemos en ningún momento como se ha desarrollado esta relación, se nos hace saber al principio que Ryan tiene una relación con Natalie después del intento fallido con Alex pero que, si observamos bien con los flashbacks, la relación entre Ryan y Alex Parrish es siempre contínua, con sus idas y venidas pero contínua. ¿En qué momento Ryan y Natalie empiezan la relación? La temporada termina con Ryan y Alex organizando el viaje de dos semanas y, dos meses después, siguen juntos. A no ser que esto se explique en la segunda temporada…MEEEEC error tremendo.

SEGUNDA crítica/error que encontramos
Cuando Alex Parrish descubre el paradero de Caleb éste, que vive adicto a la droga, decide marcharse a casa de Parrish para “ayudarla”. Finalmente termina ayudándola. Pero esa no es la intención del principio donde vemos a Caleb avisar de que Alex “se lo creído todo” y “se ha ido a trabajar, no he podido retenerla”; habla con La voz (¿a quién si no avisa?) pero en ningún momento se justifica el porqué está con La voz, en qué momento se alió con ellos y con qué fin les avisa de lo que hace Parrish y, sobretodo, en qué momento deja de estar al lado de La voz para estar al lado de Alex. Ay ay ay…qué tremendo fallo.