Kadrit Hotel

Tipo de visita: Parejas

Muy bueno, repetiremos, sin duda

Un hotel excelente donde te miman y respetan al máximo tu intimidad.

Situado en una pequeña localidad de Zaragoza, Cadrete y a unos minutos del centro comercial Puerto Venecia. Así que puedes pasar un buen día de ocio y el resto, una velada muy romántica.

Recepción

Al entrar en el hotel hay una pequeña recepción que sin bajar del coche te atienden, te dan la tarjeta de tu habitación y ¡listo!. Nos dirigimos al aparcamiento y de éste accedimos directamente a nuestra habitación, sin que nadie nos viera, sin ruido, todo muy íntimo.

Habitación

Al entrar en la habitación nos sorprendimos gratamente. Una decoración muy cuidada y seleccionada al detalle, con mucho estilo. No nos faltó nada.

La piscina con cascada, separada de la habitación por una puerta de cristal, en la más absoluta intimidad y en un ambiente cálido, con televisor y dos tumbonas.

Si no te apetece salir de la habitación para comer o cenar podéis hacer como hicimos nosotros; pedir la cena al mismo hotel. ¿Cómo nos la trajeron? Esto me encantó, al servicio ni lo vimos. En la habitación hay un armario donde te encuentras todo lo que pidas a recepción. Una voz te avisa cuando ya está disponible, abres el armario y ¡buen provecho!

Tuvieron el gran detalle de regalarnos una botella de cava.

La comida

Bien, buena, no se pasan mucho con el precio, para este tipo de hoteles.

¿Cómo no vamos a repetir con una estancia tan perfecta? ¡Volveremos!

¿Que falló?

En la carta observé un detalle, no hay mucha posibilidad que un celíaco pueda comer bien.

Y el agua de la piscina, para mi gusto, estaba un poco fría, a parte de que no había escalera para bajar y en la fotografía de la web del hotel, sí.

Anuncios

Nuestra experiencia en…

Hotel Balneari Vichy Catalán

Estilo: elegante y tradicional

Aparcamiento: Aire libre, gratuito y sin vigilancia

Restaurante: cocina mediterránea

Wi-Fi: Si

Spa: con piscina cubierta de hidromasaje y otra con cascadas. Con duchas de vapor y una gran variedad de tratamientos.

Al entrar nos encontramos con una majestuosa fachada del edificio. Y su entrada hacia la recepción del hotel.

La habitación

Al llegar a nuestra habitación, la habitación Deluxe, la primera impresión fu buena, agradable. Una habitación amplia y limpia con una pequeña salida al exterior. Con todos los accesorios necesarios y un detalle de bienvenida (una botella de vino blanco de la casa), que por cierto, acabamos comprando.

Al rato de estar en la habitación empecé a observar bien de cerca los detalles.

Nos encontramos un par de detalles negativos.

Una placa del techo situada encima del sanitario, con la sensación de que de un momento a otro se iba a caer y la ventana de la ducha sellada con cinta americana.

Creo que por el precio que pagamos por esa habitación estos errores deberían de corregirse.

El restaurante

A la hora de cenar nos quedamos en el restaurante del hotel, Delicius, con un amable y rápido servicio. Cocina mediterránea, de buena calidad y generosos platos. No nos quedamos con hambre.

Con opción a un menú variado (unos 20€ por persona) o bien uno de degustación (39€ por persona). Os enseño la foto de mi menú (tenía la opción de hacer dos primeros platos sin pagar nada extra).

1- Verduras rebozadas

2- Huevos revueltos

3- Helado de vainilla y chocolate desecho.

El desayuno de la mañana siguiente (buffet libre) era correcto.

Experiencia en el spa.

Me gustó mucho que en la habitación nos dejaran el albornoz y las zapatillas para ir directamente cambiados. La atención del spa por parte de la recepcionista fue atenta y amable.

Me esperaba mucho más y mejor. Supongo que por el nombre que tiene me imaginaba un circuito termal más amplio. Este tipo de spa lo he encontrado muy similar en otros hoteles menos conocidos y sin coste adicional. Con lo que pagas en la habitación, el spa es un servicio que se paga a parte.

Eché en falta una buena explicación de por donde empezar, que orden nos aconsejan hacer y ese tipo de cosas. También observé que hace falta un poco más de mantenimiento, no se puede tener una puerta oxidada.

Los 60′ nos pasaron volando, pero salimos muy relajados y en general contentos.

Así que la nota que le doy a mi experiencia es de:

6.2

¡Hasta la próxima viajeros!