Estamos de vuelta

¡Buenos días!

Que alegría poder decir que ya estoy de vuelta y con muchas ganas de poder enseñaros las actividades infantiles que más me gustan, opiniones, juguetes infantiles, ropa y muchas otras cosas.

Así que para empezar hoy voy hablaros de…

¡ACTIVIDADES MONTERSSORI!

Como ya sabéis, intento seguir este tipo de corriente educativa. He de confesar que no siempre lo consigo, ya sea por el ritmo de vida tan acelerado que llevamos o porqué simplemente, me equivoco queriéndolo hacer todo yo. Es verdad, que cada día intento mejorarlo, pero a menudo yerro.

También es cierto que a menudo, estamos haciendo este tipo de actividades sin darnos cuenta: ¿cuantas veces los niños/as nos ayudan a recoger la ropa del tenderete?, ¿limpian el polvo?, ¿preparan la mesa?… ¡Pues sí! Todo esto tan normal y habitual son actividades que las clasificamos como Montessori.

Mi hija parece tener la gran obsesión de hacerlo todo sola, ¿a quién se parecerá? Así que normalmente dejo que me ayude a lo que sea, ya que si no es así, se armaría una buena. Pero claro, estando rodeada de adultos independientes y autónomos ¿que puedo esperar de ella? Y cuando hablo de ella, no me refiero solo a mi hija, si no a la mayoría de infantes que habitan nuestro planeta.

Hoy me voy a centrar en el paraíso de la cocina. Ese paraíso tan estimulante y tan peligroso a la vez si no tenemos cuidado. Tocamos, olemos, chupamos, manipulamos, observamos, un lugar que nos ofrece infinitas actividades con los recursos que ya disponemos en casa.

A menudo, pensamos en comprar los mejores juguetes del mercado y a la vez, los más caros,  creyendo que nos ofrecen las mejores actividades educativas y no nos damos cuenta que lo mejor lo tenemos cerca, en nuestra casa.

La cocina nos ofrece la posibilidad para que nuestro pequeño/a nos ayude con la actividad que vamos a realizar como adulto y eso a ellos/as les apasiona.

¡Como le gusta a mi pequeña poder decir que me ayuda porqué ya es grande!

Lo único que adapté para ella fue un banco Montessori para que pudiese subirse (en ves de una silla) y acercarse a la encimera.

IMG_2317

Sinceramente, el material que ella utiliza no se lo suelo adaptar, los utensilios son reales los que podemos encontrar en cualquier cocina. A la hora de poner la mesa, ella lo hace en la nuestra. Nada de mesa pequeña para ella, pienso que debe sentarse a comer junto a nosotros y desarrollar su comportamiento social al participar de la vida familiar. Si no llega a poner los cubiertos adecuadamente, a medida que se haga más grande ya lo hará. Le podemos facilitar esta tarea creando unos manteles individuales en los que podemos dibujar los contornos de los objetos que vamos a utilizar para comer: vaso, plato y cubiertos.

Mantel-guia-588x350

¡Vamos a cortar!

Para empezar con esta tarea tan atractiva para ellos y tan preocupante para nosotros, podemos empezar con un pelador de verduras o de patatas. Primero hay que enseñarle a utilizarlo y explicarle lo peligroso que puede llegar a ser si no vigilamos.  Durante esta actividad, hay que asegurarse que los cortes se hacen de izquierda a derecha, nunca al revés. Cuando sea el turno de la criatura nunca debemos dejar de vigilarlo. Así podemos empezar por alimentos más tiernos como por ejemplo un plátano.

Con estas actividades establecemos unas normas a seguir: lavarnos las manos antes de manipular los alimentos, tirar los restos a la basura, limpiar la encimera con el paño y agua (podemos llenar un pulverizador), limpiar el material, guardarlo y recoger.

Con esto estará contento/a de poder participar en las actividades que cada día realizan los padres y las madres. Y realmente, lo que sí he podido comprobar, es que al cocinar, está más motivada a la hora de comer. ¿Os animáis a probar?

¡Hasta la próxima!

Mamarazzi

 

 

Anuncios

Día Internacional de la Mujer

Aprovechando que es un 8 de marzo, nuestro día, quería posicionarme en el ámbito profesional de la educación des del punto de vista como mujer trabajadora. Es muy importante trabajar la prevención de violencia de género. A menudo, los profesionales, pasamos por alto o normalizamos signos vulnerables que demuestran que el alumno está viviendo y creciendo en un ámbito familiar machista, a veces incluso, de violencia.

Vivo también mi realidad, una realidad que cuesta de asumir teniendo en cuenta que mi entorno laboral incluye profesionales con carreras universitarias, cultos y presuntamente educados. No obstante, no significa que en mi profesión no haya hombres machistas, al contrario, mi experiencia diaria me da la razón. Existen los hombres “Neandertales”.

Mi última mala experiencia fue hace muy poquito. Os explico:

En una reunión de equipo docente un, dícese llamar profesional, se exaltó porqué mi opinión era justo contraria a la suya. El hombre en un estado catatónico, fuera de lo normal, entró en bucle imposibilitando razonar con él en ese momento. Dejé de argumentar ya que no me escuchaba y mi jefa de departamento quería reconducir la situación al ver que no había solución posible.

Tres semanas más tarde de esa reunión, en una clase empezó a chillarme, volviendo a ponerse muy nervioso y con gestos agresivos.

Me acuerdo perfectamente que su primera pregunta fue: ¿quién manda aquí?

Por eso es muy importante, antes de formar médicos, mecánicos, profesores, camareros, etc., formar personas. Inculcar valores.

Así que cuando hablamos de prevención de violencia machista en el ámbito educativo necesitamos aclarar, en nuestro marco social, que se entiende por prevención y que se entiende por violencia machista.

Hace unos años

La violencia machista, es un fenómeno presente en todas las culturas patriarcales. Antes del año 1995, el código penal del Estado Español no recogía el término ni el concepto “violencia doméstica” o el de “violencia de género”. Eran conceptos desconocidos por la ordenanza jurídica del Estado que resolvía las violencias físicas contra las mujeres dentro de las categorías genéricas de “lesiones”, según si el daño corporal causado precisaba o no de asistencia médica o tratamiento quirúrgico.

Fue en la IV Conferencia Mundial sobre la Mujer, en Beijing, favorecida por la ONU en 1995, cuando se definió por primera vez qué se entendía por Violencia de Género. En esta conferencia internacional que sitúan el género como categoría que explica la situación de discriminación histórica que sufrimos las mujeres solo por la diferencia sexual, obteniendo una posición subordinada.

El patriarcado

El patriarcado es una forma de organización política, económica, religiosa y social basada en la idea de autoridad y liderazgo del hombre, en el cual predomina los hombres sobre las mujeres, del marido sobre la esposa, del padre sobre la madre y los hijos e hijas, y la linea de descendencia paterna sobre la materna.

Victòria Sau (2001)”

Me entristece profundamente ver como familias cercanas a la mía, de mi misma generación, familias con las que trabajo, me relaciono a diario donde observo como el patriarcado es el modelo educativo inculcado aun estando en el siglo XXI.

“Tu cásate con un chico rico que te mantenga”, “Arréglate que así no encontrarás novio”, “Eres un niño y debes de ser valiente”

La mujer es la que se hace cargo de la educación de los hijos, la que limpia la casa, la que trabaja, la que hace la compra, la que cambia los pañales, la que hace la comida, etc.

Cuando veo este modelo en casa de gente joven me doy cuenta que no evolucionamos. La familia es el lugar donde el infante empieza a construir su identidad personal. Donde reciben las primeras informaciones sobre la cultura, estereotipos de género muy marcados, resolución de conflictos a través del poder incluso a veces, con violencia, etc.

¿Por qué educar para una prevención?

Sabiendo de la existencia de familias con este modelo educativo es muy difícil educar en la prevención. Aun así debemos de dar las herramientas suficientes para que nuestros alumnos/as eviten el máximo posible factores de riesgo, impedir la normalización de la problemática. Sensibilizar y concienciar a la ciudadanía que ninguna forma de violencia está justificada.

La escuela tiene una capacidad de incidencia en los cambios culturales y sociales que son necesarios para la erradicación de la violencia machista. Debe de haber una transformación de la cultura machista.

No nos podemos olvidar de todas las mujeres que tanto han luchado para conseguir nuestros derechos actuales, que si no valoramos y luchamos por mantenerlos, lamentablemente los iremos perdiendo.

Maria Mercè Marçal i Serra (Ibars de Urgel, Lérida; 13 de noviembre de 1952 – Barcelona, 5 de julio de 1998) fue una poetisa, catedrática, narradora y traductora española. Activista feminista, lesbiana, nacionalista catalanista y comunista y por un tiempo, editora. Usó como nombre de pluma Maria-Mercè Marçal.

Una tablet para mi hija

Este fin de semana le hemos comprado una tablet a nuestra hija de 2 años y 8 meses.

Muchos estareis de acuerdo y otros pensareis que estamos locos.

Pues bien, le he comprado esta tablet, por solo 16€.

Hoy en día es muy difícil evitar que nuestros hijos/as no palpen las tablets y los móviles. Nosotros, sus modelos, sus referentes, todo el día estamos con el móvil encima por poco que queramos. Yo, por ejemplo, por mi trabajo estoy pendiente del teléfono, whatsapps de compañeros/as que quieren aclarar temas que no hemos podido coordinar a lo largo de nuestra jornada laboral, correos electrónicos prescindibles que no se pueden enviar al día siguiente. Mi formación profesional on-line que ocupa un buen rato, es totalmente voluntario pero también pienso que formarse y recilarse es muy importante en mi àrea. Las abuelas que quieren saber qué hacen sus nietos/as (cosa muy normal y que no quiero criticar), nosotros que ahora la grabamos porqué nos hace gracia como empieza a jugar sola, como se baña sola, como come sola, etc. ¿Contamos las horas que nos pasamos con el móvil?

A pesar de todo esto yo tengo una norma y es que durante el día hay desconexiones de móvil y si no es urgente no contesto, ya lo haré, urgente es jugar con mi hija, es bañarla, es contarle un cuento, es cenar con ella, es hacer todo lo posible juntas.

Con esto no quiero decir que tenga totalmente prohibida la tecnología, pero si muy controlada y durante muy poco tiempo. Tampoco es cada día ni mucho menos, pero si de vez en cuando.

Cuando ella tiene la tablet no me gusta para nada lo absorbida que está. Intentamos que sea el youtubekids y apps educativas, pero igualmente ese rato lo paso mal. No lo vivo bien, para mi es una angustia, pero sé que debemos educarla para el uso responsable porqué en su día a día y a medida que se vaya haciendo mayor más habrá a su alrededor.

¿Porqué no me gusta el uso de las nuevas tecnologías en los más pequeños?

Como ya he dicho, cuando ella está utilizando la tablet está absorbida en otro mundo lleno de estímulos y cuando la llamo no responde a la primera. Porqué cada vez que leo un artículo sobre este tema hay muchos puntos negativos y muchas reflexiones por hacer.

Entre ellos el retraso del desarrollo del habla, pérdida por el interés por otros juguetes y juegos, los pone nerviosos e interfiere en el descanso, en los menores de 2 años puede llegar a dañar la retina porqué su ojo no filtra la luz que emiten estas pantallas LED, los ojos no tienen capacidad de reparación y solo tenemos dos para toda la vida.

Así que como no nos gusta la idea que nuestra hija esté absorbida por la nueva tecnología decidimos comprarle la siguiente:

Nosotros escogimos la que cuenta cuentos porqué le encantan. Éstos son interactivos, hay 12 actividades en total: 4 cuentos completos, 4 actividades relacionadas con cada cuento y 4 juegos didácticos, música y canciones.

Más que suficiente para una niña de 2 años y la verdad, me encanta jugar con ella con este juguete.

EDUCA TOUCH JUNIOR

Una colección de juegos educativos pensada para estimular el interés de los niños/as por el aprendizaje. Son láminas reversibles con las que se interactua, nada de imágenes que se mueven, nada de luz en la pantalla y aun así a ella le encanta, y a mí, más. De esta manera ayudamos a desarrollar la escucha activa, la comprensión, la concentración y la paciencia del niño/a.

Consta de puntos táctiles de infromación, diferentes modalidades de juego, volumen, compartimiento posterior para láminas, identificador de tema y cambio de láminas.

– La superfície del tablero es táctil, intuitiva e interactiva.

– Consta de voces, sonidos y canciones que estimulan el juego y facilitan la comprensión.

– Las ilustraciones son atractivas.

Me gusta porqué es un juego evolutivo de 2 a 6 años de edad, con actividades de diferente nivel de dificultad. Así que se puede utilizar durante un largo período de tiempo.

En este juego los cuentos que incluye son “La Caperucita Roja”, “El gato con botas”, “El patito feo” y “Blancanieves y los siete enanitos”. Las actividadeas consisten en encontrar dónde se esconden los personajes, aprender cómo suenan los instrumentos, escuchar música, reproducirla, trabajar diferentes formas y colores.

Si lo trabajamos con entusiasmo y le damos la misma importancia que una tablet, veremos que ellos/as lo valorarán de igual manera que nosostros.

¡Feliz miércoles!

¡Hola! Soy Mamarazzi

¡Hola!

Me hago llamar Mamarazzi.

Soy madre, Educadora de Educación Infantil y Educadora de Educación Especial. Trabajo en Educación Secundaria Obligatoria, con adolescentes con necesidades educativas específicas. Me apasiona mi trabajo e intento estar en formación continua.

Me gusta leer novelas de misterio, libros sobre auto-ayuda, psicología, sobre educación emocional,etc.

Me encanta la fotografía, todo el día haría fotos, pero sobretodo me encanta hacerle fotos a mi hija, que mejor modelo para mí que ella y mi familia.

En esta sección me gustaría tratar diversos temas, entre ellos la educación, el desarrollo de los más pequeños, las diferentes etapas por las que pasan, sobre educación emocional, educación en valores, psicología, trastornos, actividades que podemos hacer en diferentes espacios, situaciones peculiares que nos podemos encontrar en nuestro día a día,etc.

Agradezco la oportunidad que se me ha dado enByTheFaceWeb para realizar algo que me hace mucha ilusión y que hacía tiempo me rondaba por la cabeza; escribir.