My baby plan

¡Mira como me crece el pelo!

En 2013, la Asamblea General de las Naciones Unidas decidió proclamar el 3 de marzo como Día Mundial de la Naturaleza y llegada ya la primavera, a pesar de las temperaturas tan bajas que tenemos, me he acordado de la siguiente actividad.

¿Os acordáis de los experimentos que hacíamos en la escuela? Yo recuerdo especialmente uno, el de plantar una judía.

Se puede hacer con varios tipos de semillas, pero si en la escuela apostaban por la judía es, seguramente, porqué en la mayoría de los casos funciona.

OBJETIVOS

  • Desarrollar el razonamiento hipotético deductivo (si regamos, la hierba crecerá).

  • Desarrollar la responsabilidad y el compromiso (hay que regar para que crezca y se mantenga en vida)

  • Concienciar y sensibilizar en el cuidado y respeto por la naturaleza.

  • Conocer las partes de una planta.

  • Ser pacientes.

MATERIAL

  • 1 vaso de yogur

  • Papel de cocina o algodón

  • Las semillas (lentejas / judías / garbanzos)

  • Un poco de agua (2 cm)

ACTIVIDAD

Edad:a partir de los 2 o 3 años

En el vaso ponemos el papel o el algodón haciendo presión a las semillas para que no caigan hacia el fondo. Por tanto, colocamos las semillas hacia la mitad, más o menos, del vaso. Mejor un vaso de cristal porqué así observaremos el proceso del experimento.

Añadimos el agua que absorberá el papel o algodón, así las semillas se humedecerán necesariamente lo justo.

Hay que ir manteniendo esta humedad, así que iremos regando cuando convenga (muy poca agua).

Una vez las judías (o semillas) ya tengan un tamaño adecuado (cuando veamos que ya crece la raíz) la plantaremos en una maceta divertida y personificada como ésta. Con la cara de nuestros hijos/as. Os aseguro que les encantará, porqué la hierba o la planta parecerá su pelo.

Si no os apetece hacer el experimento, podéis comprar semillas de hierba, plantarlas en el macetero y hacer crecer “el pelo”.

Cuando veamos que el pelo es demasiado largo (en el caso de la hierba), el niño/a podrá hacer de peluquero/a utilizando las tijeras para cortar.

A medida que observamos el experimento, es importante explicar a nuestros hijos/as que las plantas son seres vivos que necesitan del agua, del sol, del aire y de los nutrientes de la tierra para poder crecer. Explicar las partes de la planta : la raíz, el tallo y las hojas. Hacerles entender que es un proceso lento en el que hay que ser pacientes y buenos observadores.

Fácil ¿verdad? Pues a ver si os animáis y hacéis con vustros peques un macetero bien divertido.

¡Feliz fin de semana!