Curiosidades

¿Crujirse los dedos causa artritis?

Llevas mucho tiempo creyendo en leyendas urbanas, en mitos que se nos han interiorizado desde bien pequeños y los tenemos como un conocimiento. Y no. Son una c

Llevas mucho tiempo creyendo en leyendas urbanas, en mitos que se nos han interiorizado desde bien pequeños y los tenemos como un conocimiento. Y no. Son una creencia, no un conocimiento.

¿Cuántas veces te han dicho que no te petes los dedos? ¿Que no los hagas crujir porque de mayor no podrás moverlos? Bien, es un miedo infundado en un mito.
Las articulaciones son el punto en el que dos huesos se encuentran y se unen. Todas las articulaciones tienen un área llamada cápsula articular, que es la que protege las articulaciones y la que contiene un lubricante natural llamado líquido sinovial, que es necesario para el movimiento de la articulación.Precisamente este líquido influye en el famoso “crujido”, pues dentro de este hay aire y, al crujir los nudillos, la articulación se separa y amplia el espacio dentro de la cápsula articular, provocando a su vez que los gases disueltos formen burbujas para ocupar el nuevo espacio creado. Al aplicarle la fuerza a los nudillos, las burbujas formadas escapan rápidamente y es entonces cuando surge el sonido característico de los crujidos.Después de este crujido, no es posible repetir la acción inmediatamente, puesto que las articulaciones deben volver primero a su tamaño normal y los gases deben disolverse en el líquido. Pasados unos quince minutos, es posible que vuelvan a dar ese “crujido”.

Hay investigadores que han tratado de descubrir si el crujirse los dedos puede tener un resultado nocivo para la saludo así que ¡no te preocupes! los investigadores no pudieron encontrar una relación directa entre este hábito y las inflamaciones en las manos de estas personas.

Además, para los fundadores de la osteopatía, ese sonido característico de los “crujidos” es una señal de que la técnica se está realizando correctamente y, de hecho, consideran que han conseguido modificar una posible mala posición del hueso.