Actualidad Curiosidades

Un nuevo negocio hallado; el freno al envejecimiento

Seguro que conocéis a alguien por quien no pasa los años. Que tiene 50 años pero aparenta 38. O jóvenes que tienen 30 años y siguen aparentando 20

Seguro que conocéis a alguien por quien no pasa los años. Que tiene 50 años pero aparenta 38. O jóvenes que tienen 30 años y siguen aparentando 20. Y no son personas que precisamente cuiden su alimentación de una manera estricta, hagan deporte cada día, se unten la cara con potingues o beban algún tipo de elixir.

No.

Tiene truco.

Está en los genes. Poseen un gen diferente.

Un gen vinculado a la longevidad que frena el envejecimiento.

Es el gen matusalén. El nombre suena a broma, pero existe. Las personas que poseen este gen tienen una protección adicional contra los efectos secundarios derivados de fumar, de comer demasiados alimentos procesados y de no correr ni para ir al bus. Estos afortunados además parecen ser menos susceptibles a contraer enfermedades relacionadas con la edad, como las cardíacas o la diabetes tipo 2.

Un estudio reciente, llamado ‘Multi-Décade and Ethnicity’ (MDE), elaborado en conjunto por la Universidad de Harvard, 23andMe y Olay, así lo ha demostrado. La investigación reveló algunos de los rasgos que comparten las mujeres que se ven mucho más jóvenes para su edad. El estudio MDE, que se inició en 2012, estudió a las féminas del proyecto en casi cada década de sus vidas, desde los 20 hasta los 70, y de varias etnias, incluyendo la caucásica, africana, hispana y asiática.
Los investigadores descubrieron que este gen produce una proteína, que es la encargada de retrasar el envejecimiento.

La pesquisa, dirigida por la doctora y profesora de Dermatología Alexa Kimball, analizó más de 2.000 genes que pueden estar retrasando el envejecimiento en determinadas personas. Entre ellos, se encontraba el Matusalén. Y, efectivamente, descubrieron que éste es el responsable de la eterna juventud de quien lo posee.

El gen de Matusalén lo tiene una quinta parte de los estadounidenses negros y sólo en uno de cada diez estadounidenses blancos.

Entonces nos encontramos ante la situación de que si sabemos que los genes controlan la longevidad entonces podemos saber lo que hacen las proteínas y, posteriormente, crear los medicamentos. Esto haría que sea posible frenar el envejecimiento. Cuyo deseo es el de mucha gente. Un nuevo negocio.