Uncategorized

No puedo vivir sin…

No puedo vivir sin…


Debo admitirlo, no puedo vivir sin correr. Necesito correr, se

ha convertido en algo vital para mí. Mi vía de escape a la rutina,

al estrés, a la monotonía, a tantas cosas que conlleva ser madre,

esposa, trabajadora y Yo misma.

¿Como empecé?

Hacía 5 meses que tuve a mi primera y de momento, única hija

y con ella se quedaron en mí demasiados kilos del embarazo.

Pesaba exactamente 85,6 quilos con 1,66 metros de altura.

El índice demasa corporal (IMC) estaba más que enfadado.

Todo por mi culpa, por no vigilar ni antes ni durante la gestación

aunque yo creía que lo estaba haciendo bien, a pesar que mi

báscula y la del ginecólogo coincidieran en que

mi peso era obesidad.

Tampoco tuve mucha ayuda por parte del profesional que llevó

mi embarazo, únicamente solía decirme con su habitual mal

humor que no podía aumentar tanto de peso, porqué dificultaría

mi parto. Y punto, nada más que aconsejar por su parte.

Hoy en las noticias he escuchado que el 20% de la población

adulta es obesa y 19% infantil. En mi opinión, desde bien

pequeños deberían enseñarnos hábitos saludables como una materia

de prevención, con la misma importancia que le damos a las

matemáticas. Pero este es otro tema.

Así que me sentía mal, muy mal. Incluso había días que no salía

de casa para no tener que cambiarme y ver que la ropa me quedaba

fatal. Lloraba a escondidas cuando por ejemplo salía de la

ducha y me veía en el espejo. Nunca me había visto tan gorda,

nunca me había dado tanto asco a mi misma. Siempre estaba

malhumorada, triste y a la defensiva, sumándole todo el tema

hormonal del postparto. Añadiéndole el no dormir por las noches,

el agotamiento, el dolor de pechos, y lo que conlleva ser

madre primeriza. (¡Santa paciencia la de mi pareja!).

Ni mi hija, ni mi pareja ni yo misma nos merecíamos mi conducta.

¿Pero por donde empezar?, ¿Donde pido ayuda?

Así que empecé a buscar información sobre cintas de correr.Y encontré una en

JOHNSON HEALTH TECH. IBÉRICA,

S.L. (Horizon Fitness).

Un día paseando por mi pueblo vi la publicidad de una dietista,

sin pensármelo dos veces entré muy decidida en la tienda y pregunté,

pedí hora y hasta hoy día, dos años después. Agradezco

tanto y tanto esta ayuda. Imaginaros tal ayuda que recibí y recibo

que hoy día peso 61 quilos. Necesitaba aprender a comer,

por mi, por mi familia. Para educar a mi hija con unos hábitos

saludables, sobretodo por ella.

Finalmente al ver que todo daba un buen resultado y mi cuerpo

mejoraba rápidamente en muchos aspectos: resistencia, musculación,

ligereza, bienestar emocional, tranquilidad, en definitiva

en SALUD, empecé a ver que podía correr, que cuando acababa

me sentía FELIZ. Primero corría hasta donde yo podía,

pero cada vez me picaba más la curiosidad ver hasta donde era

capaz de llegar. Con objetivos a corto plazo y que sabía que podía

asumir, llegaba a mi meta.

Hará cosa de un mes, con el propósito de mejorar mi resistencia

y de alcanzar nuevos objetivos encontré por youtube vídeos

e ejercicios para poder realizar en la cinta. Gracias a ella, a

May Abad encontré una serie de ejercicios que era lo que yo

buscaba. Me gusta porqué me siento acompañada, porqué te

anima durante el ejercicio, te motiva, te da alegría. Así que sigo

sus consejos y sigo con ella para mejorar y alcanzar nuevas metas.

Así que admito que estoy enganchada a mi cinta de correr, a

mis sentadillas de después y a mis 8 minutos de abdominales.

Suelo hacerlo de 3 a 4 veces por semana y si uno me falla, me siento mal,

noto que me falta algo. Admito que estoy enganchada

a la felicidad que siento después de realizar mi ejercicio,

a la felicidad que noto al estar de buen humor, al comer

sano, al disfrutar de mi familia y sobretodo a los buenos ratos

con mi pequeña. Soy una persona muy nerviosa y el ejercicio ha

sido, es y será mi terapia.

Os dejo el vídeo que de momento yo sigo:

¡Gracias por leérme!