Relato corto

EL DOLOR DE CABEZA

Siempre que quería intimar con ella le dolía la cabeza, estaba harto muy harto. Ese día no fue una excepción, “me duele mucho la cabeza me dijo”. Yo ya cansado, decidí acabar de una vez con ese maldito dolor y así lo hice, por fin dejo de dolerle, mi calvario había acabado, ya podía intimar con ella. Su cuerpo decapitado yace desnudo encima de mi cama, mientras, yo observo su cabeza y le hago la misma pregunta una y otra vez: ”¿a que ahora ya no te duele, cariño?”.